martes, 8 de octubre de 2013

CUANDO EL AMOR NO ES SUFICIENTE, SÓLO...

"Deja que mi amor te rodee como
la luz del sol, y que, aún así,

 te de libertad iluminada"
                                       Rabindranath Tagore


Son muchos los que dicen, y las formas en que se dice, que a veces amar no es suficiente. 

Como en los casos claros en que se refuerza la aseveración de que no existe el amor perfecto, y que debemos contentarnos con acercarnos a la perfección.  En otros casos, cuando después de un tiempo de estar con alguien, magullados ya nuestro cuerpo y alma de tantos errores y de tantas paredes con las que nos topamos, nos aconseja la conciencia que debemos claudicar.  O cuando después de un tiempo y sin razón visible, la relación se enfrió y vemos como el gusto por estar juntos se desvaneció con el correr de los días.


En esos y en otros tantos ejemplos, se observa hay momentos en que un miembro de la pareja se decepciona tanto que aunque le es difícil, decide partir y convertir en historia sus intentos y dolor. Sin embargo allá a  lo lejos, no sabe bien el rumbo que seguirá su cuento, ni el final que el mismo le pondrá mientras que no alcance a comprender el propósito del amor que vivió.

Yo comparto lo que dice un seguidor de Yahoo, llamado Eduardo de Miguel,  el cual cree que la respuesta a la pregunta es tan relativa como la pregunta misma, él dijo, hace un par de años, al respecto: .

"Depende....suficiente para que, para satisfacer nuestros deseos?......pues entonces no habrá nada que hacer. El deseo no puede coexistir con el Amor. El deseo es sinónimo de necesidad, y la necesidad es la principal enemiga del Amor. Sólo se podría hacer una cosa, renunciar al deseo y aceptar y gozar lo que ya tenemos. Esta es la alta alquimia que te hace elevarte por encima de todas las cosas, de toda idea de carencia".

Creo que el verdadero amor no tiene otro rasgo ni destino satisfactor que su existencia misma, y que cuando la razón y las experiencias no han hallado un objetivo claro de su suficiencia es porque este está, a todas luces, escondido donde nadie suele buscarlo, en el sólo hecho de enseñar al mundo y sus atolondrados visitantes el hecho de amar sin excusas, sin condiciones, y sin más expectativas que el sólo hecho de vivir, de sentir, y de propiciar el bien del objeto amado.

Así como canta este pequeño poema por ahí hallado.


ROMANCE DE LUNAS

Entre caricias y recuerdos locos,
que decididos a no tornarse en pasado
vagan brillantes en la aturdida mente,
una voz suave resuena en mi corazón…


Es el suspiro húmedo de aquel que me ama,
el que en sus ensueños me dice que me aleje,
con sus palabras riñe con el decir la gente,
más con su espíritu, se aferra a mi magia.


Y luego, ¡¿Por qué tanto silencio?!


Cada día sin saber de tu presencia
ocasiona un vacío enorme en mi espíritu
y en mi existencia.

Dame un aliento de vida... Vida.

¿Por qué tu imagen en el cielo, no llena este vacío?
¿Por qué las estrellas tampoco?... ¿Acaso tienes razón,
y de añejo te extrañaré y tú ni me recordarás?...

Lejos, una ausencia reclamada le contesta:

¿Dónde estás, voz de enamorado?
¿Dónde, pedazo mío?


Te busco entre los seres y no te hallo,
Y como lo hago en todos los tiempos,
en este tiempo también te extraño.
Ven aquí,  luz de mi espacio; verbo de mis sueños.


Sol que convida a mi existencia de ilusiones infinitas,
que incitando a vivir, atentan contra la monótona muerte.


No, tú no eres eso que dices que soy en tu existencia,
no eres tú el amor de mi vida, sino la vida misma del amor.

Quédate aquí, en el origen de la luna blanca;
no sigas matando mi grandeza,
que si bien, ésta ahora está comenzando,
ya quiero compartirte de mi abundancia.


Hoy, desde mi cielo,
Y aunque… te marches nuevamente
o aunque te quedes para siempre,
en mi vida y en mi alma, de nuevo:


Por cada beso en que me cedes
un pedazo de tu alma, te doy la gracias;


Por cada acto de ternura y devoción
que te inspiren mis ausencias y presencias, yo te bendigo;



Por cada decisión de amor que por algo no has tomado,
te envío mi comprensión;


Por cada dolor que me hayas causado,
yo te ofrezco mil perdones;


Por cada acto de valor defendiendo lo nuestro,
te obsequio mi respeto;

Y por tu amor sincero hacia mí,
no te remito nada, pues no existiría que enviarte.
Sólo te pido escucharme, en donde hoy te oigo a ti,
en el susurro apasionado que traspone el tiempo.

Entonces, como apreciamos, y como entendemos los que por ahí hemos pasado, el sentimiento sublime no goza con atormentarnos, es un sutil aleccionador que intenta sacar en nosotros un espíritu  fuerte, incondicional e indomable.

"El amor más fuerte y más puro no es el que sube desde la impresión,  sino el que desciende desde
la admiración"

                                    Santa Catalina de Siena

Cuando el amor no es suficiente, sólo... ama. Y si quieres irte lejos de una relación que no te ampara ni te hace crecer, ¡pues vete!, no te detengas, pero deja ahí la tristeza que te ocasionó la indiferencia de ese ser, y márchate con la alegría que  te dejó el haber sentido la sensación más pura.

Ahora te digo, hermano, hermana:
  • Perdón por tus amores fallidos, pasado son; entiende que la verdad viene ahora que tu corazón está preparado para ella.
  • Te amo con amor sincero, porque has devuelto la alegría a mi alma.
  • Lo siento, por si alguna vez estuviste perdido por haber guardado la luz que me tocaba prodigarte.
  • Gracias porque con encontrar tu destino me permitirás llegar al nuestro.
Sí, compartir contigo me engrandece, te agradezco por tu tiempo y por tu vida.

Shakti Sándria
 
 

1 comentario:

  1. hola mi querida Shakti Sandria difícil tema sin duda, la concepción de amor no solo depende del idioma, lugar y espacio, creo en un humilde punto de vista que existe tantas concepciones como personas en el mundo, el amor no es material, mi algo que se pueda predecir, el amor es algo tan confuso especial que se da entre dos personas que no se buscan cuando menos se lo esperan, tan frágil que puede debilitarse o fugarse aun cuando las dos personas sean las mismas desde el día que se conocieron y tan inesperado que suceda lo mismo si esas personas cambian para satisfacer al otro mutuamente yo creo que es el amor se debe de vivir día a día, mejorando lo que te va pidiendo en el momento sin cambiar la esencia de ambas personas, el amor es la alegría, el sentimiento la felicidad de esos minutos, segundos, horas que frente a esa persona el tiempo no pasa y se vuelve el centro de tu atención, es llegar a respirarse al mismo tiempo, es pensar que la vida es una sola, aun cuando después vengan problemas difíciles entre ellas, el saber que ese momento de frente juntos se pierde el tiempo espacio, espacio y tiempo donde los grades problemas son lo de menos....

    ResponderEliminar